Arroyo junto a sus funcionarios aseguraron que se les iniciará un sumario administrativo para determinar las responsabilidades. Son 26 los afectados por la decisión del Intendente, luego de que se llevaran adelante paros por atraso en el pago de los salarios a los trabajadores municipales.

Se espera la respuesta del gremio, que mantiene un enfrentamiento desde hace más de un año, sobretodo por aumento salarial, atraso en el pago, o en cuotas.

El subsecretario Legal y Técnico, Gustavo Gil de Muro, dio los detalles técnicos de lo sucedido e informó que se detectó que los agentes municipales que cumplían funciones en el sindicato “no habían prestado tareas en su lugar de trabajo”.

Además, el funcionario agregó: “No habían hecho uso de la licencia gremial sin goce de haberes. Por eso se dispone una retención de los haberes correspondiente a octubre. Además se realizará una investigación sumarial y administrativa para detectar la cadena de responsabilidades que hay en estos hechos”.